fbpx

ÚNETE AL HÁBITO DEL RECICLAJE CON “HOPE”

Según el informe de 2018 “Los desechos 2.0: Un panorama de la gestión de desechos sólidos hasta 2050” del Banco Mundial, Chile se encuentra en el segundo lugar entre los países de América Latina que más basura generan, siendo solo superado por México. Según las previsiones del Banco Mundial, los 2.010 millones de toneladas de desechos generados en 2016, aumentarán en un 70% para el 2050.

Estos preocupantes hechos junto al aumento de conciencia han provocado que distintas organizaciones, personas y empresas se hagan cargo de la basura que producen. En 2013 nació Hope, una empresa de gestión de residuos y valorización, retirando además, el reciclaje a domicilio. Todo comenzó hace seis años, “tratando de buscar una solución a pequeños y medianos generadores (de basura) que tenían la necesidad de reciclar o separar sus residuos, pero al generar pocos volúmenes, las grandes industrias no los atendían”, cuenta Hernán Andrés Inssen, gerente general y socio fundador de Hope.

Específicamente “lo que hacemos es diseñar e implementar estaciones de reciclaje y zonas de acoplo transitorias de residuos”, dice Hernán, agregando que “también capacitamos a las personas y a las organizaciones entorno al reciclaje, para que aprendan a reciclar, el cómo son los formatos de entrega y finalmente cuales son los residuos que se reciclan y cuales no”.

Y es que muchas veces no tenemos el tiempo necesario o simplemente no nos hacemos el tiempo para separar y llevar nuestros desechos a un punto limpio o centro de acopio. Si bien el problema medioambiental está mucho más visibilizado, todavía son muchas las personas que no reciclan, alcanzando apenas un 10% de las que si lo hacen. Pero ya no hay excusas. Inssen recalca la facilidad de unirse y trabajar con Hope, ya que tienen un sistema de retiros programados. “Las frecuencias son definidas cada 7, 14 o 28 días, dependiendo de las necesidades de la organización. La frecuencia se mantiene, por lo que la organización no tiene que volver a llamar”, explica el fundador.

Todos vivimos rodeados de restos que podrían ser reciclados. En Hope se recicla todo tipo de materiales asimilables a domésticos-reciclables, como papel, diario, revista, envases de cartón, botellas y frascos de vidrios, envases Tetra-Pak, latas, chatarras en general, despuntes de fierro, embalajes, etc. Hernán cuenta que “pronto esperamos abrir un servicio de retiro de residuos orgánicos a domicilio, para que cada casa pueda producir la menor cantidad de basura posible”. Agrega que esa materia orgánica se lleva a una planta de compostaje, transformándola en compost, para luego ser utilizada en la reforestación de bosques nativos, a través de una campaña realizada por la Corporación Cultiva.

El compromiso debe ser real y de todos. Como país generador de basura, tenemos que hacernos cargo y cooperar con pequeños actos, como reducir, reutilizar y reciclar.