fbpx

EL TRIPTÓFANO Y SU RELACIÓN CON LA FELICIDAD

En nuestra dieta ideal existen diez aminoácidos esenciales, es decir, aquellos que el cuerpo no puede sintetizar por sí mismo, y por ende, deben ser incluidos en la alimentación. Uno de ellos es el conocido triptófano. Dentro de sus variadas funciones, se encuentra una vital para nuestro bienestar: la producción y liberación del neurotransmisor que “nos hace felices”, la serotonina. 

La serotonina influye directamente en el sistema nervioso central, afectando principalmente en nuestro estado de ánimo. La falta de esta, nos impacta de forma negativa, siendo muchas veces causante de cuadros de depresión, ansiedad, estrés, angustia, irritabilidad y tristeza. Es por esto, que consumir alimentos ricos en triptófano, sirve muchas veces como antidepresivo natural. Así lo comprueba un estudio realizado por el doctor W. Poldinger en Suiza, luego de seis semanas suministrando a un grupo de pacientes 100 mg de 5-HTP 3 (variante más eficaz del triptófano), el 50% mejoró sus síntomas de depresión. 

Otra hormona sintetizada gracias a los “poderes” del triptófano, es la melatonina. Esta neurohormona se segrega en la glándula pineal por influencia del núcleo supraquiasmático –hipotálamo- recibiendo información de la retina sobre los patrones de luz y oscuridad, llamado “proceso de fototransducción”. La producción de melatonina es inhibida por la luz y estimulada por la oscuridad, de ahí a ser llamada “la hormona de a oscuridad”. ¿Qué hace? La melatonina sirve para disminuir la oxidación y regular los ciclos del sueño, funcionando como “reloj biológico”. Incrementa la actividad en animales nocturnos, mientras que a los diurnos los conduce al sueño. 

Llevar una dieta rica en triptófano, implica un equilibrio de serotonina-melatonina, que ayuda a mantener un nivel de actividad eficaz durante el día y relajado durante la noche. Son varias las opciones de alimentos que contienen triptófano. Entre ellos se encuentran la carne, el pescado, los huevos y la leche. Si bien, los alimentos de origen animal son los más ricos en este esencial aminoácido, es larga la lista de comestibles de origen vegetal que lo proveen también. Podemos hallar triptófano en cereales como la avena, el arroz, frutos secos –especialmente las almendras-, las semillas de girasol, sésamo y dátiles. También en el plátano, la espirulina, la zanahoria y la coliflor.