fbpx

NUEVA CULTURA SIN BASURA

Hemos visto los cambios climáticos a nuestro alrededor. Las temperaturas han llegado a extremos, derritiendo los polos e incluso causando incendios forestales. Pero nosotros somos parte de la ecuación.  De acuerdo al The Waste Atlas, Chile es uno de los países que más desechos produce. Cada chileno deja en su paso 1.25 kg de basura diaria, alcanzando a nivel nacional más de 21.000 toneladas, siendo el plástico un 11% de esta.

La basura que generamos a diario afecta inmensamente al medioambiente a través de la contaminación del agua (ríos y cañerías); del suelo, mediante la presencia de metales pesados y ácidos que alteran sus propiedades físicas y químicas; y del aire, a causa principalmente de la incineración de desechos, provocando emisiones de gases como dioxinas, plomo, titanio, entre otros. De esta manera, causamos un impacto negativo en nuestra fauna también. Los animales beben de los ríos que contaminamos y se comen nuestra basura al confundirla con alimento. Se calcula que anualmente, llegan aproximadamente 13 millones de toneladas de residuos plásticos a los océanos.

Tanto es el impacto, que desde diciembre del 2018 se castiga en el art. 494 del Código Penal por “ensuciar, arrojar o abandonar basura, materiales o desechos de cualquier índole en playas, riberas de río o lagos, parques nacionales, reservas nacionales, monumentos naturales o en otras áreas de conservación de la biodiversidad declaradas bajo protección oficial”.

El plástico demora entre 150 y 1000 años en degradarse, dependiendo de la densidad del polietileno. Y si bien hemos aprendido sobre este y su peligro, hay otro material que impacta al ser desechado como basura: el vidrio. Puede llegar a demorarse hasta 4000 años para su completa degradación, y cuando este no es ni reutilizado ni reciclado, es muchas veces causante de focos incendiarios. Este material del que pocas veces se toma la conciencia necesaria, ha sido agente activo para la creación de llamas mediante el “efecto lupa” que produce.

Según la última Encuesta Nacional del Medio Ambiente, los chilenos están preocupados por el cambio climático. Esta encuesta indica que la contaminación del aire lidera la lista de problemas que más nos afectan, con un 32%, seguida de la basura, con un 29%, ocho puntos más que en 2016. A pesar del aumento de conciencia sobre la basura, aún existe un 50% que no separa sus residuos. 

Son estos preocupantes datos que han llevado a la creación de diversas fundaciones y campañas llamando a no producir basura. La Fundación Basura con su lemas “La Basura No Existe” y “Basura Cero” buscan enseñar maneras de vivir de forma más sustentable, previniendo la gestación de desechos “recuperando el equilibrio en las relaciones sociales con el entorno”.

#RecogeTuBasura es otra de las campañas que ha estado presente desde hace un par de años. En estas épocas en que la gente sube cerros, hace paseos a la naturaleza o va a la playa, esta campaña hace un llamado a no ensuciar los caminos, bosques, ríos. Dejar los lugares que visitamos más limpios de cómo los encontramos, es un pequeño gesto y deber que hace una gran diferencia. La basura es parte de tu equipaje, no volverá sola.

Por Ignacia Domínguez

Leave a Reply